Calle Antonio Muñoz Molina, 1. 28521 Rivas - Vaciamadrid. Madrid.

Horario : 8:00 a 21:00h ininterrumpidamente de Lunes a Viernes
  Teléfono : 91 499 45 45 / 91 499 45 89

fisioterapeuta en rivas para aliviar contracturas

Consecuencias de tener contracturas

Seguro que en numerosas ocasiones has oído a personas hablar acerca de las contracturas musculares. Los conocidos como “nudos” son lesiones leves, pero que pueden limitar considerablemente nuestra actividad física o rendimiento. Se trata de una lesión frecuente en la mayoría de la población y, por lo general, suele ser la espalda el foco principal. Por eso, acudir a tu fisioterapeuta en Rivas es la mejor forma de mantener la salud de tus músculos.

Qué es una contractura muscular

Una contractura hace referencia al momento en el que el músculo realiza la contracción propia para generar movimiento o fuerza. Es decir, se trata de una contracción del músculo. Sin embargo, este permanece contraído en el tiempo y no consigue volver a su estado habitual de relajación.

Es normal que una contractura se produzca por diferentes motivos, y no únicamente la práctica deportiva como piensan muchas personas. En este sentido, Por un lado, puede originarse mientras hacemos deporte o durante un movimiento en nuestro día a día. Puede ser que realicemos un movimiento demasiado brusco para el que nuestro músculo todavía no estaba preparado. En el deporte suele darse si realizamos un movimiento sin haber calentado antes.

También puede producirse posterior a la realización del ejercicio. Es decir, que nuestro músculo se encuentre excesivamente fatigado.

Contractura muscular por un golpe o traumatismo en el músculo. También es bastante común que se produzca una contractura por mantener una mala postura durante un tiempo prolongado de tiempo. Por ello, es muy común que surjan cuando estamos durmiendo.

Además, hay un factor que mucha gente desconoce y que suele ser el más común: el estrés. Una persona que se encuentra estresada suele estar continuamente en tensión. Por tanto, a la larga, provoca estrés a los músculos y acaba contracturándolos.

Si sientes que durante la práctica deportiva o tras ella te duele algún músculo en particular; que tu cuello no puede moverse con naturalidad tras haber dormido; o si has recibido un golpe brusco y te duele más de lo normal, te recomendamos acudir a tu clínica de fisioterapia en Rivas, donde los mejores especialistas ayudarán a tu músculo a relajarse y volver completamente a la normalidad.

Motivos por los que puede surgir una contractura

Si bien anteriormente hemos explicado algunas de las causas más comunes de sufrir una contractura, existen otros factores que deben tenerse en cuenta:

  • Demasiado esfuerzo para el músculo, ya sea puntual o repetitivo por fatiga.
  • Músculo debilitado o sin suficiente fuerza.
  • Excesivo sedentarismo.
  • Posturas repetitivas forzadas y mantenidas en el tiempo. Esto puede ser, por ejemeplo, mantener el teléfono entre el cuello y el hombro.
  • Realizar un estiramiento del músculo demasiado brusco.
  • El frío es un denominador muy común de la aparición de contracturas.
  • Una mala alimentación e hidratación también puede producir un cúmulo de toxinas que provoque el mal funcionamiento de músculos y órganos.
  • El estrés y la ansiedad tiene bastantes elementos químicos que terminan contracturando el cuerpo.

Cómo tratar una contractura muscular

Si bien hay formas de evitar que surja una contractura muscular: calentamiento, evitar movimientos repetitivos, realizar estiramientos y evitar posturas incorrectas, hay veces que es imposible evitarlo y siguen apareciendo. En esta situación, si ya tienes una contractura muscular, no tienes más remedio que tratarla. No es nada aconsejable hacerlo por nuestra cuenta. Lo mejor es que acudas a tu fisioterapeuta en Rivas y que sea él quien evalúe el dolor y la contractura en sí.

Por tanto, en primer lugar, deja descansar la zona. Durante por lo menos 3 días antes de acudir, evita realizar deporte ni posturas incorrectas. Aplica calor seco en dosis de 10 minutos al día. Además, comer sano y tomar vitaminas es crucial para conseguir que el organismo mejore antes.

Si ves que la contractura te impide un movimiento normal o de tu vida diaria. Si sientes dolor, pinchazos o descargas eléctricas, no puedes dormir o el dolor no se alivia pasada una semana, es el momento de llamar a tu fisioterapeuta en Rivas.