Calle Antonio Muñoz Molina, 1. 28521 Rivas - Vaciamadrid. Madrid.

Horario : 8:00 a 21:00h ininterrumpidamente de Lunes a Viernes
  Teléfono : 91 499 45 45 / 91 499 45 89

cuidar la piel

Importancia de cuidar la piel: pautas y consecuencias de no hacerlo

La piel es el órgano de nuestro cuerpo que está expuesto constantemente a agentes externos como el calor, el frio, el aire o las bacterias, entre otros. Gracias a la piel nuestro cuerpo esta protegido y mantiene la temperatura corporal adecuada.

Se trata de la primera barrera de protección, ya que tiene propiedades inmunológicas. Además, nos permite disfrutar del sentido del tacto. Un sentido de gran importancia ya que esta presente en la mayoría de nuestras actividades diarias.

Cómo cuidar la piel

Teniendo en cuenta lo anteriormente dicho, la piel es una parte importante de nuestro cuerpo. Por ello, saber cuidarla es primordial. Lo primero que hay que hacer para cuidar la piel es conocerla, es decir, no todas las pieles son iguales. Dependiendo del tipo de piel el tratamiento y cuidado será diferente. Se pueden diferenciar cuatro tipos de pieles: seca, grasa, mixta y delicada. Para cada una de ellas hay cremas y productos específicos.

Independientemente del tipo de piel, hay una serie de pautas que toda persona debe aplicar para el buen cuidado de la piel aunque siempre es aconsejable consultar con uno de nuestros dermatólogo. Una pauta es la hidratación. La piel debe mantenerse hidratada tanto por dentro como por fuera. Por ello, debes beber al menos dos litros de agua al día y aplicar crema hidratante.

La limpieza. La piel también debe estar limpia. Lo más apropiado o aconsejable es utilizar geles y jabones que protejan el pH neutro. También es recomendable exfoliar la piel una o dos veces a la semana para eliminar las pieles muertas.

Otro aspecto fundamental para mantener en buenas condiciones la piel es protegerla del sol. Aunque normalmente estamos acostumbrado solo a utilizar crema solar durante el verano, lo adecuado es utilizarla también en invierno. Como ya sabéis, el sol no es bueno ya que puede provocar manchas, quemaduras y, además, acelera el envejecimiento.

Aunque no se suele asociar la piel con la alimentación, esta también influye. Mantener una buena alimentación, equilibrada, aportando nutrientes de todas las categorías beneficia en el mantenimiento de la piel. Consumir alimentos saludables ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro y enfermedades.

Consecuencias

No cuidar la piel tomando las medidas nombradas como tener una buena alimentación puede producir problemas dermatológicos, pero no solo eso, también acelera el envejecimiento, ya que las capas de la piel se vuelven más sensibles y vulnerables.

No limpiar con frecuencia la piel o no hacerlo adecuadamente también puede provocar sequedad, deshidratación o erupciones cutáneas,ya que la falta de limpieza hace que los poros se llenen de células cutáneas muertas. 

Si hablamos los efectos de no protegerse del sol en cualquier época del año, son de mayor importancia. Puede dañar el sistema inmunológico y a la defensa de la piel, dejando de cumplir con su función de protección.

Si tienes alguna duda, has sufrido alguna de las consecuencias mencionadas u otras sobre tu piel, en Clínica Levante contamos con especialistas que te ayudarán en cualquier momento. Contacta con nosotros por este enlace, llamando o acudiendo a la clínica.