Calle Antonio Muñoz Molina, 1. 28521 Rivas - Vaciamadrid. Madrid.

Horario : 8:00 a 21:00h ininterrumpidamente de Lunes a Viernes
  Teléfono : 91 499 45 45 / 91 499 45 89

psicólogo de familia

Psicólogo de familia: cómo puede ayudarte

Cuando sientas que tienes una situación en tu casa que te supera, lo mejor es acudir a un psicólogo de familia. Parece que acudir al psicólogo debe hacerse de forma individual, pero lo cierto es que las terapias familiares o de pareja son muy enriquecedoras.

Hay momentos en los que se presentan problemas en un núcleo familiar y se sabe por donde abordarlos. O también hay momentos en los que el clima de una familia es muy hostil, y no se conoce el problema o se desconoce la mejor manera de solucionarlo. En casos de este tipo, nuestro psicólogo de familia puede ayudarte.

Cierto es que tener una terapia individual, tengas la edad que tengas, puede ayudarte a conocerte mejor y saber enfrentarte a las dificultades que se te presentan en la vida. Sin embargo, en problemas familiares lo más recomendable es acudir a una terapia familiar juntos. A continuación, los expertos analizan por qué esta es la mejor decisión.

Por qué ir a un psicólogo de familia

Cuando se acude a una terapia familiar, todos los miembros reciben el mismo feedback. No puede darse aquellos de: “a mi me han dicho…”. No, este tipo de terapia funciona para todos los miembros de la familia por igual, por lo que todos escucharéis lo que os dicen.

Además, este tipo de terapias con un psicólogo familiar fomenta la empatía entre todo los miembros de la unidad familiar. Aprenderéis a respetaros y escucharos unos a otros, teniendo una persona neutral que os ayude en estas exposiciones.

Las terapias familiares ayudan a llegar a un punto común. Tener alguien externo que ofrece su punto de vista y hace ver a cada uno lo que está bien y mal,. ayuda a que la familia esté más unida, buscando una solución.

El psicólogo familiar también es muy beneficioso para que todos os valoréis. Que padres, madres, hijos, etc., seáis capaces de poner en valor lo que los demás están pasando o cómo se sienten ante determinada situación.

Es especialmente recomendable en familias con adolescentes. Para que sea más fácil acceder a ellos, gracias a las técnicas y conocimientos del equipo de profesionales de la psicología.