Calle Antonio Muñoz Molina, 1. 28521 Rivas - Vaciamadrid. Madrid.

Horario : 8:00 a 21:00h ininterrumpidamente de Lunes a Viernes
  Teléfono : 91 499 45 45 / 91 499 45 89

Artrosis

Tipos de artrosis, factores de riesgo y tratamientos

La artrosis también llamada osteoartritis es una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones. Es una de las más frecuentes que consiste en la destrucción paulatina del cartílago que recubre las superficies óseas.

Se trata de una enfermedad que afecta al 10% de la población de nuestro país y este colectivo corresponde a casi la cuarta parte de los pacientes que acuden a la especialidad de reumatología. Según los datos facilitados por la Sociedad Española de Reumatología (SER).

Tipos de artrosis

Según la zona afectada se pueden distinguir distintos tipos de artrosis pudiendo ser esta la cadera, rodilla, manos, etc.

  • Artrosis de rodilla. Como se puede entender por el nombre, se deteriora el cartílago que cubre la articulación de la rodilla.
  • Artrosis en las manos. Los cartílagos de las manos son los afectados. Este tipo de artrosis se suele perpetuar en personas de entre los 40 y los 50 años.
  • Artrosis de cadera. Este tipo afecta al deterioro el cartílago de la articulación de la cadera. La suelen padecer las personas que tienen una avanzada edad, más de 65 años y es de las más frecuentes tras la de rodilla y manos.
  • Artrosis cervical. En este caso los cartílagos afectados son los de las articulaciones de la zona cervical. Es frecuente en personas que tienen más de 50 años.
  • Artrosis lumbar.  El cartílago que se deterioro es el de la columna lumbar.
  • Artrosis generalizada. Es el peor de los tipos ya que son varias articulaciones las que se ven afectadas, impidiendo, con el trascurso de los años, llevar una vida normal.  

Síntomas de la artrosis

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor en la o las articulaciones.
  • Sensibilidad.
  • Inflamación en las articulaciones.
  • Rigidez.
  • Sentir chasquidos.
  • Inflamación.

Factores de riesgo

Como sucede con la mayoría de las enfermedades existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer, en este caso, artrosis. Los factores de riesgo más comunes son:

  • La edad: a mayor edad, más posibilidades.
  • Sexo: el número de mujeres con artrosis es mayor.
  • Genética: la artrosis se puede heredar.
  • Enfermedades metabólicas muy extendidas como puede ser la diabetes.
  • Deformidades como tener articulaciones malformadas o cartílagos defectuosos.
  • Lesiones en las articulaciones ya sean pasadas o actuales pueden producir a la larga artrosis.
  • Actividades que obligan a someter a las articulaciones a un esfuerzo y tensión de forma repetitiva.
  • Obesidad: si una persona tiene un peso por encima de lo recomendado las articulaciones tienen que hacer un esfuerzo mayor para soportar el peso y es más fácil que se produzca inflamación en las articulaciones y sus alrededores.
  • Otras enfermedades que alteren las articulaciones.

Tratamiento

El objetivo de iniciar un tratamiento para esta enfermedad es mejorar los síntomas. Podemos diferenciar entre tratamiento no farmacológico y el farmacológico. El primero de ellos consiste principalmente en la fisioterapia, pero también se suele recomendar practicar ejercicio aeróbico, Es importante también mantener un peso saludable y una buena postura corporal.

Por su parte, el tratamiento farmacológico puede ser a través de analgésicos con el objetivo de mejorar el dolor y reducir la rigidez, o de antiinflamatorios para cuando el dolor no mejora.

En ocasiones se puede acudir a las infiltraciones, pero de forma puntual, no como un tratamiento frecuente.