Calle Antonio Muñoz Molina, 1. 28521 Rivas - Vaciamadrid. Madrid.

Horario : 8:00 a 21:00h ininterrumpidamente de Lunes a Viernes
  Teléfono : 91 499 45 45 / 91 499 45 89

mitomanía

Trastorno psicológico de mentir: mitomanía

La mitomanía o adicción de las personas a mentir, también conocido como mentira patológica o pseudología fantástica es un trastorno psicológico. El término proviene del griego. Por un lado, mitos que significa ficción, historia fantástica y por otro, manía que indica compulsión, comportamiento caprichoso. 

Por tanto, la mitomanía o más conocido como mentiroso compulsivo consiste en mentir constantemente con el objetivo de lograr ciertos beneficios como llamar la atención o evitar castigos, por ejemplo.  

Además de la conducta repetitiva de mentir, las personas que sufren este trastorno pueden presentar a la vez otros síntomas como:

  • Ansiedad
  • Baja autoestima
  • Dificultades para las relaciones sociales
  • Dificultad para dejar de mentir
  • Satisfacción cuando logran su objetivo gracias a la mentira

Normalmente las personas que sufren este tipo de trastorno suelen utilizar las mentiras como fuente de refugio frente a una realidad que no le gusta. Son personas que suelen tener problemas de autoestima y que quieren ser como otras personas. 

Según los expertos la mitomanía se puede clasificar en tres grupos:

  • Teoría biológica: el cerebro de una persona mentirosa es diferente. Tiene más sustancia blanca en la corteza prefrontal.
  • Teoría social: la mentira está relacionada con algún trastorno de la personalidad.
  • Teoría psicoanalítica: para aquellas personas que mienten sobre su identidad por una mala construcción de ella durante su infancia.

Mentiroso y mitómano 

Es importante saber que mentiroso y mitómano no es lo mismo, hay diferencias entre sí. Mientras un mitómano dice mentiras de forma compulsiva el mentiroso lo hace de forma ocasional con el fin de protegerse. Además, el mitómano lo que intenta es transformar la realidad. Imita otras personalidades, inventa experiencias, etc. porque no le gusta su realidad.

Tratamiento mitomanía

Como cualquier trastorno psicológico el primer paso para poder tratarlo es que el paciente lo acepte. En este caso, un mitómano rara vez reconoce que mentir de forma compulsiva es un problema. Por ello, para que estas personas puedan ser tratadas es importante el papel de sus familiares, amigos, etc. 

Como hemos mencionado la adicción de mentir se genera por una baja autoestima. Este tipo de personas creen que con su forma de ser y pensar no van a ser aceptadas socialmente y por ello, mienten para fingir ser de otra manera. Imitan las conductas y experiencias de otras personas a través de las mentiras. 

Por ello, el tratamiento pasa por acudir a un profesional en psicología. Los primeros pasos consisten en mejorar la autoestima y hacer ver a la persona cuáles son sus habilidades sociales. De esta manera puede ver como no es necesario mentir, ya que su personalidad real es igual de válida que otra cualquiera. Se utilizan para ello diversas técnicas como la de autoimagen y también herramientas para disminuir la ansiedad, otro de los síntomas habituales de un mentiroso compulsivo. 

En ocasiones, también es necesario el uso de psicofármacos. No obstante, es el profesional quien, tras analizar y conocer al paciente, saber los inicios y los motivos de sus mentiras, quien determina las mejores técnicas y el uso o no de psicofármacos.