Calle Antonio Muñoz Molina, 1. 28521 Rivas - Vaciamadrid. Madrid.

Horario : 8:00 a 21:00h ininterrumpidamente de Lunes a Viernes
  Teléfono : 91 499 45 45 / 91 499 45 89

tortícolis

¿Qué es la tortícolis? Causas, tipos y tratamientos

La tortícolis a una contractura de la musculatura cervical unilateral. Se produce cuando hay un bloqueo en una vértebra a nivel cervical, generalmente con una contractura de los músculos. Provoca inmovilidad en el cuello. Debido al dolor cervical se limita el movimiento del cuello y se produce rigidez del músculo esternocleidomastoideo.

La imposibilidad de mover el cuello es el síntoma más frecuente, pero no el único. Las personas con tortícolis también pueden experimentar dolor de cabeza, de espalda, hinchazón, así como dolor en los músculos del cuello, calambre en el cuello o sensación de ardor en el cuello, dificultad para girar y/o flexionar el cuello y dolores de cabeza e incluso dolor que puede extenderse hasta el brazo o el dorso, entre otros. 

Los síntomas son de fácil detección. Normalmente los pacientes sufren dolor cervical, movimiento limitado en la zona del cuello y rigidez del músculo esternocleidomastoideo. Además, se observa una postura anormal de la cabeza (hacia el lado, hacia atrás e incluso hacia delante).

Tipos de tortícolis

Las causas que provocan tortícolis pueden ser varias. La más común son las malas posturas. No obstante, también se puede producir por motivos genéticos, problemas del sistema nervioso o por estrés y ansiedad. Atendiendo a la causa se diferencian distintos tipos de tortícolis como:

  • Común: se produce por malas postura o cambios bruscos en la posición del cuello.
  • Idiopática: se desconoce una causa clara.
  • Espasmódica psicógena: se debe a factores emocionales como fatiga y estrés.
  • Ocular: tiene lugar por el acortamiento de los músculos que permiten la inclinación y rotación de la cabeza debido a trastornos visuales.
  • Congénita: se produce en niños recién nacidos. La causa suele ser falta de riego sanguíneo o a una lesión en los músculos del cuello durante el parto.

Si atendemos a otro factor como la posición de la cabeza también se pueden distinguir distintos tipos:

  • Laterocollis: la cabeza se acerca hacia uno de los hombros.
  • Tortícolis rotacional: la cabeza hacia un lado, acercando una de las mejillas al hombro en el eje longitudinal.
  • Anterocolis: se presenta con una flexión de cuello y la cabeza se inclina hacia delante.
  • Retrocollis: se presenta con una extensión del cuello inclinado hacia atrás.

Tratamiento

El tratamiento depende de cada caso particular. El tratamiento más común es aplicar calor durante 20 minutos para favorecer la relajación del músculo. También se recomienda hacer estiramientos para combatir las molestias. Para este último es aconsejable consultar con un fisioterapeuta para evitar empeoramiento.

En ocasiones, se receta tomar analgésicos y antiinflamatorio. Tomar relajante muscular es otra opción para relajar los músculos. Ten en cuenta que siempre tiene que ser bajo prescripción medica.

Generalmente la tortícolis mejora trascurridas las primeras 24 horas y suele desaparecer en 3 o 4 días. Por ello, si tarda más de una semana en curarse o notar una mejoría; o si aparecen otros síntomas síntomas como hormigueo, pérdida de fuerza en el brazo, dificultad para respirar o tragar, o incluso fiebre debes acudir a consulta.